Las oposiciones a funcionario de prisiones y ayudante de instituciones penitenciarias es una de las que tiene más solicitudes en las academias españolas, ya que se trata de una labor relativamente menos pesada que otros trabajos públicos, y ofrece una buena remuneración a cambio.

Sin embargo, para opositar a funcionario de prisiones, tendrás que realizar una solicitud durante las convocaciones anuales que se realizan.

En este artículo hablamos sobre cómo obtener este cargo público, paseando por datos críticos como los requisitos, y además explicando qué hacer para aprobar el examen y empezar a trabajar. También explicamos qué labores se realizan con dicho cargo.

¿Qué hace un funcionario de prisiones?

Los funcionarios de prisiones tienen la labor de mantener a los reclusos bajo custodia. En sus hombros está el cuidado de peligrosos criminales y menores que han sido recluidos para rehabilitación.

Su labor no es solamente de mantener la seguridad de las instituciones penitenciarias, sino también de contribuir con la reinserción de los reos en la sociedad.

Entre sus labores concretas, se encuentran el patrullaje, registro y supervisión, así como la realización de inmovilización física de reos

cuando sea necesario y control de situaciones tensas que puedan generar un problema.

Obviamente, también habrá labores más de personal de oficina, como el papeleo, además de los educadores encargados de instruir a los nuevos.

¿Cuánto gana un funcionario de prisiones?

Como pasa con cualquier otra profesión, el salario de un funcionario de prisiones es realmente variable conforme la experiencia y cargo de la persona.

Sin embargo, los ayudantes de instituciones penitenciarias suelen tener un salario que va desde los 25.000 a 30.000 euros, contando con 14 pagas anuales (una paga doble en diciembre, y otra paga doble en junio). Es decir, aproximadamente 1700 a 2100 euros mensualmente.

Sin embargo, esto es solo la base, ya que trabajar en destinos de alto peligro o que requieren mayor experiencia, puede llegar a ser bastante beneficioso, alcanzando hasta 2500 euros mensuales, es decir, unos 3600 euros anuales.

A todo esto, podemos sumarle distintas primas y bonos que, en determinadas ocasiones, ofrecen las penitenciarias.

Requisitos para participar en las oposiciones a funcionario de prisiones

Antes de lanzarse a las convocatorias, es importante conocer bien los requisitos mínimos exigidos para la participación en las oposiciones a funcionario de prisiones. Los requisitos son:

  • Ser español por nacionalidad
  • Mínimo de 16 años, y el máximo es la edad de jubilación forzosa
  • Contar con el título de Bachiller o Técnico o contar con las condiciones para obtenerlo en la fecha de finalización del plazo de presentación de solicitudes. Para aquellos que cuentan con títulos del exterior, los mismos deberán estar debidamente homologados y validados
  • No contar con enfermedades o limitaciones físicas o psíquicas que limiten el desempeño de las labores básicas y correspondientes según indique el cuadro de exclusión médica de la penitenciaria
  • No haber sido condenado por delito culposo ni haber recibido penas de privativa de libertad mayores a los 3 años a menos que se obtuviese una cancelación de expedientes penales o rehabilitación
  • No contar con ningún tipo de inhabilitación o separación de cargos de administración pública por resolución judicial.
  • Además de estos requisitos mínimos, hay una serie de aptitudes básicas que deberás tener para aprobar, como, por ejemplo:
  • Ser firme, y capaz de actuar con autoridad cuando es necesario
  • Estar en forma y ser proactivo
  • Ser rápido para controlar las crisis
  • Ser comprensivo y saber colaborar con los reos
  • Tener buena capacidad de trabajar en equipo, incluso en momentos de crisis
  • Ser capaz de relacionarse con personas de diferentes etnias y personalidades
  • Contar con la capacidad de comunicarse y relacionarse con personas fuera de su círculo social

Importante: Todos los requisitos mínimos deberán tenerse el día de finalización del plazo de presentación de solicitudes, y deberán presentarse en el momento de toma de posesión como funcionario de carrera.

Puestos de trabajo a optar con las oposiciones a funcionario de prisiones

Los funcionarios de prisiones no solo tienen la labor de patrullar, sino que hay muchos otros puestos con actividades diversas que pueden llegar a interesarte.

Obviamente, durante las oposiciones a ayudante de instituciones penitenciarias, podrás generar una solicitud para un determinado cargo específico, aunque para otros, necesitarás cierta experiencia para poder optar a él.

Algunos de estos cargos específicos son:

  • Educador: Encargado de educar a los nuevos.
  • Jefe de Servicios: Uno de los cargos superiores encargado de servicios varios.
  • Coordinador de Servicios de Interior: Es la conexión directa entre el Ministerio de Interior y la penitenciaria
  • Jefe de Gabinete del director: Un cargo similar al de una secretaria, ya que se encarga de gestionar visitas y recaudar información
  • Jefe de Oficinas: Jefe del área de oficinas
  • Personal de Oficinas: Encargados del papeleo de la prisión
  • Jefe Área Mixta: Encargado de áreas mixtas
  • Vigilancia I: Encargados del monitoreo de los reclusos
  • Vigilancia II: Encargados de la vigilancia de los reclusos

Exclusiones médicas

Existen una serie de exclusiones médicas que dejan por fuera una gran cantidad de candidatos. Importante decir, que, de contar con cualquiera de estas exclusiones, estás fuera, y ya que hay un examen físico y médico, no hay forma de evadirlo.

Veamos las exclusiones médicas que hay:

  • Vista: Agudeza visual binocular menor de 0,33 o de 0,2 en el ojo de menor agudeza visual. Tampoco son candidatos personas con desprendimiento de retina, glaucoma, diplopía, subluxación y otros problemas que deriven en pérdidas visuales críticas.
  • Audición: Pérdida total auditiva o mayor a los 35 dB en frecuencias entre 1000 y 3000 Hz o 45 dB a 4000 Hz.
  • Movimiento: Problemas, malformaciones o enfermedades que limiten el libre movimiento de articulaciones o que disminuyan la fuerza o agilidad.
  • Masa corporal: El IMC no podrá ser inferior a 18 ni mayor a 34. Tampoco se consideran a aquellos que tienen un sistema endocrino o metabólico con problemas que pueda entorpecer el desempeño de tareas.
  • Aparato digestivo: No se admiten personas con cirrosis hepática, enfermedades inflamatorias intestinales crónicas, pancreatitis crónica ni insuficiencia renal crónica.
  • Corazón y respiración: No son aptas las personas con problemas respiratorios que reduzcan la capacidad pulmonar al 80% o insuficiencia cardíaca y problemas que no permitan desarrollar las tareas básicas.
  • Otros: Enfermedades mentales críticas como esquizofrenia, bipolaridad, y otros problemas del sistema nervioso central como la epilepsia o el Parkinson.

¿Cuándo inician las convocatorias a ayudante de instituciones penitenciarias?

La subsecretaría del Ministerio del Interior es la encargada de generar dichas convocatorias, y solo se generan 900 plazas. Puedes consultar el plazo de solicitudes para oposiciones a funcionario de prisiones a través del siguiente enlace.

Cómo son las pruebas a ayudante de instituciones penitenciarias

La prueba para ser ayudante de instituciones penitenciarias está compuesta por tres ejercicios, y cada uno es eliminatorio. Te contamos como es el temario de ayudante de instituciones penitenciarias.

La primera prueba es escrita, y está compuesta por un cuestionario de 150 preguntas del tipo test con respuestas múltiples, siendo una correcta.

Todas las preguntas tienen el mismo valor, y cada error penaliza con un 30% del valor aproximado de una correcta. Es decir, que habrá que responder correctamente al menos un 85% del ejercicio para aprobar.

La duración de la prueba es de 2 horas y 15 minutos, y se realiza en la ciudad de Madrid. La puntuación máxima es 20 puntos, y se requieren al menos 10/20 puntos para aprobar.

La segunda prueba es práctica/teórica, y consiste en la realización de un temario donde se deberán resolver supuestos prácticos del tipo (qué haría usted en una determinada situación). El examen cuenta con 4 respuestas, siendo solo una correcta.

En este caso, la prueba es de solo 45 minutos, se realiza también en Madrid, y cada error supone igualmente una penalización del 30% de cada punto aprobatorio.

La tercera prueba es médica, y consiste en un chequeo completo del aspirante al cargo público para saber si es apto para el puesto.

Es importante destacar, que incluso cuando se han aprobado las dos pruebas anteriores, fallar esta, y ser determinado como no apto, te deja como un candidato no válido.

Deja una respuesta