Anteriormente, habíamos hablado sobre la preparación para los psicotécnicos, pero ahora es momento de hablar sobre cómo preparar los exámenes tipo test de las Oposiciones para Correos 2022, la parte más importante y que comprende prácticamente el 90% de la nota total del examen.

En este artículo, analizaremos el contenido del examen, destriparemos todo lo que debes saber para aprobar, y conoceremos todos los trucos y secretos aplicables para ser el mejor de estas oposiciones ¡Vamos al lío!

Como estudiar una oposición de correos tipo test

Como comentábamos antes, la parte tipo test de los exámenes de correos son la parte más compleja de todo. Sin embargo, no es imposible aprobar. Solo debes prestar atención a algunos consejos importantes, y a los trucos que te dejamos más adelante.



Para no hacer el rollo más alargado, empecemos:

Aprende, no recuerdes

Cómo preparar los exámenes tipo test de oposiciones a correos

Uno de los mayores problemas a la hora de estudiar, es la manera en que nos han enseñado cómo añadir nueva información. Y es que, para la mayoría memorizar una serie de datos es lo mismo que aprender. Grave error.

Si memorizas, no estás comprendiendo la totalidad de lo que intentas aprender, lo que es un grave inconveniente a la hora de llevar a cabo los tests. Y es que, si es verdad que muchas de las preguntas que te hagan serán simples. Por ejemplo, se te podría preguntar cuál es el procedimiento correcto para alguna tarea, e indicarte el orden de manera simple.

No obstante, no siempre tiene porqué ser así. Esto es porque a los organizadores les gusta hacer pruebas que representen un reto para los opositores, ofreciendo en ocasiones preguntas que, aunque no sean difíciles, puedan ser difíciles de comprender la primera vez que la leemos.

Por ejemplo. Digamos que nos hemos estudiado un párrafo que pone «Los animales vertebrados son animales con un esqueleto formado por huesos». Luego, la pregunta formulada es «¿Es la vaca un animal invertebrado?». Si usted no ha entendido el concepto de «vertebrado» no podrá responder a esto.

Por ende, cada que vaya a estudiar, tenga un diccionario a mano. Esto le ayudará a saber qué significan los términos que no conozca, principalmente cuando se trate de terminología técnica. Céntrese en aprender todo lo que lea, y en comprender totalmente el contenido del temario.

Organiza bien el contenido

Si hay algo peor que memorizar solamente, es estudiar con un contenido desorganizado. Es verdad, que el examen no necesariamente irá organizado por temas, pero estudiar de manera organizada le asegura de que usted pueda comprender los siguientes temas.

Agrupe los contenidos por temas relacionados, y asegúrese de que sea accesible, cómodo y fácil de navegar por temas. Lo ideal es que usted pueda agrupar su contenido de tal manera, que encuentre lo que busca de manera rápida, y que a su vez, toda la información necesaria de un tema.

Por ejemplo, digamos que dentro del tema 1 del temario, se hace referencia a una tabla que debe consultar para poder completar el tema 1. Pues, lo que hará será añadir esta, para complementar la información. De esta manera, no deberá dar «saltos» entre cada tema, facilitando mucho más el estudio.

Organiza tus tiempos de estudio y crea un ambiente adecuado

Es verdad, que hoy en día con las ciudades tan ajetreadas, y el poco tiempo disponible que generalmente tenemos para darle a estudios por el trabajo y la familia, es difícil organizarse, y para muchos es más una ráfaga de estudio en el tiempo libre.

Sin embargo, esto está mal.

Si no creas una constante de flujo de estudios, cada vez será más difícil para ti seguir el ritmo. Imagina que has empezado a leer un tema hoy, y que lo retomas a la semana ¡Ya no recordarás parte de lo que has estudiado!

Y claro, que habrá algún listo que diga «¡Pues repaso!», pero no es lo ideal, ya que estarías perdiendo tiempo que podrías usar para aprender mucho más.

Lo ideal, es que establezcas una meta semanal o diaria. Sé realista. Crea una meta que puedas cumplir. A veces, no siempre más es mejor, lo ideal es que tengas tiempo de estudio de calidad a diario, inclusive si se trata de 30 minutos de estudio.

Obviamente, si estudias más los resultados se verán pronto, pero si estás atrapado con el trabajo, tampoco hay imposibles.

Crea al menos 3 a 4 días de estudios semanales, y fija metas de tiempo de estudio. Con 1 a 5 horas está bastante bien, aunque no recomendamos exceder dicho tiempo, ya que es probable que no estés reteniendo todo el contenido.

Algo que quizás no haces, y que podrías aplicar, es aprovechar los pocos tiempos libres que tienes. Por ejemplo, al transportarte, si usas transporte público, puedes leer los temas para ir aprendiendo. Si te molesta el ruido, una buena opción son unos buenos auriculares con música relajante ;).

Sé constante, pero no caigas en burnout

La clave más importante a la hora de estudiar para tus oposiciones correos no es más que ser constante. De hecho, y considerando que prácticamente el 90% de la nota del examen consiste en esta parte, es importante dar el 200% de nuestra capacidad de aprendizaje para aprender.

Claro está, que además de ser constante, debemos evitar caer en burnout. Estudiar demasiado podría causar un efecto contrario a lo que estamos buscando, por lo que lo ideal es que gestiones tus tiempos de estudios para asegurarte de que puedes con todo a la vez.

Siempre y cuando logres gestionar tu tiempo, conseguirás un tiempo adecuado de estudio.

Trucos que puedes aplicar a la hora de estudiar

Para finalizar, os dejamos una serie de trucos o consejos que puedes aplicar para conseguir una mayor tasa de éxito en las siguientes oposiciones ¡Veamos!

Utiliza pruebas de años antiguos

practica examen

Algo bastante recomendado para adaptarte al estudio es usar pruebas de años antiguos para practicar. Online hay muchos exámenes antiguos, y aunque estos no son iguales cada año, no suelen diferir demasiado debido al escaso contenido del temario.

Es más, gran cantidad de las preguntas del examen antiguo suelen utilizarse para el siguiente examen, por lo que si te aseguras de estudiar exámenes antiguos lo más probable es que, como mínimo, tengas un total de al menos un 60% del examen aprobado.

No usar un reloj siempre

A la hora de practicar con exámenes, generalmente los estudiantes tienen la mala costumbre de utilizar un reloj para medir el tiempo que se toman con cada respuesta. Esto puede que os ayude en un principio, pero a la hora de hacer el examen real, no tendréis un reloj a mano, y se complicará el determinar si nos está tomando mucho tiempo responder.

¿Lo recomendable? Use el reloj solo al principio, para ver cuánto tiempo le toma resolver un examen. Luego, mida nuevamente después de haber practicado mucho para notar el progreso, pero no se acostumbre a usarle constantemente. De esta manera, poco a poco su «reloj interno» considerará cuál es el tiempo adecuado para responder cada pregunta.

Deja una respuesta